Inversión en bolsa
Nueva

Qué es la estrategia Barbell y cómo aplicarla [The Barbell Strategy de Nassim Taleb]

The Barbell Strategy o estrategia Barbell es, posiblemente, una de las aplicaciones más directas, pero a la vez más libres de la obra de Nassim Taleb.

Su complejidad no radica en su profundidad, entendiéndola como dificultad de comprensión, sino porque significa un cambio de paradigma en cómo entendemos la inversión.

¿Significa eso que necesito tener muchos conocimientos para aplicarla? Sí y no a la vez. Sí, porque cuando hablamos de inversiones de riesgo alto se suele necesitar de un nivel de experiencia más alto de lo normal. Y digo no porque la simplicidad de su propuesta hace que si logramos sistematizarla la podamos aplicar de la forma que queremos, haciéndola más o menos compleja conforme vayamos adquiriendo un mayor bagaje.

Lo que para mí es más importante de esta estrategia es que nos “fuerza” a limitar los riesgos que asumimos, siempre vistos desde la perspectiva de nuestro portafolio general. Si somos capaces, de verdad, de seguir el proceso lógico que acompaña a la estrategia Barbell, estaremos cubiertos ante -prácticamente- cualquier eventualidad socioeconómica.

The Barbell Strategy

Quiero matizar que cubrir no significa no perder, sino más bien que si perdemos lo haremos en un porcentaje pequeño, asumible y que se podría recuperar con relativa facilidad. Y, más importante, nos permitirá tener un aprendizaje, lo cual es, probablemente, la fuerza más poderosa que tenemos a nuestra disposición.

Como nota introductoria, aunque bien podría tratarse de una nota conclusiva, lo cierto es que estoy desarrollando esta estrategia a nivel personal. En futuros posts explicaré el porqué con más detalle, pero digamos que, básicamente, creo que los mercados están en un extremo a veces incomprensible para mí. Y, en momentos extremos, creo que hay que utilizar tácticas extremas. Si sigues adelante verás que, otra cosa no, pero la estrategia Barbell se basa en surfear esos extremos con una bipolaridad que puede rozar lo radical pero que, a su vez, contiene toda la lógica del mundo una vez nos quitamos la máscara del dogma.

Te puede interesar…

The Barbell Strategy Explicación Estrategia Inversión

El curioso caso del agente de seguros al que le gustaba bailar pogo

Érase una vez un agente de seguros que veía la vida en base a las probabilidades de que sucediera un desastre. Personas que salían del coche por el lado de la carretera en vez de la acera, máquinas de aire acondicionado colocadas en las cornisas bajo las que los viandantes pasean o restaurantes donde el moho y los estafilococos campan a sus anchas. Todo era caldo de cultivo para que sucediera una calamidad.

¡Qué sinvivir! ¿Verdad? Toda la vida constreñido por la probabilidad de lo desconocido. Cualquier personsa podría llegar a perder la cabeza si viviera así. ¿Por qué ese agente se mantenía cuerdo y en un estado de forma mental envidiable? ¿Qué secreto tenía? Su secreto se llamaba pogo. El pogo es un tipo de danza donde sus participantes literalmente nadan sobre la marea de gente, hacen acrobacias y se empujan unos a otros. Este tipo de baile se asocia a la música punk, rock, metal o variantes. Debido a lo enérgico de la danza y a la masificación, acabar magullado es lo más común. También son comunes: heridas leves, hematomas, rotura de labios, heridas de rodillas, codos sangrantes.

Y ahí estaba el otrora temeroso agente de seguros. Consciente de que la probabilidad de partirse la crisma era altísima, se dejaba llevar como el que más. Siempre cuidadoso de no magullarse la cara (era mejor que en el trabajo no supieran de su afición), saltaba y bailaba entre la marea de jóvenes enloquecidos por la música. Más de una vez se había caído al suelo rodeado por decenas de pies que le podrían haber roto la nariz (y algo más), pero casi de forma inexplicable había sido capaz de reponerse. Ese subidón era tan increíble, le hacía sentir tan vivo, que luego era capaz de volver a su realidad gris magullado bajo la camisa blanca, pero eso sí: vivo, muy vivo.

Esa era, sin duda, su manera de decirle al mundo: “sé que todo puede pasar y cada día procuro estar preparado y alerta para que me afecte lo más mínimo; pero pienso disfrutar de esa incertidumbre mientras pueda, porque vida no hay más que una y vivirla con miedo es una pérdida segura”.

>> Por supuesto, esta historia es pura ficción. Pero se basa en la premisa de que la dosis correcta de compuesto bioquímicos en nuestro cuerpo, entendidos como una disolución que está en nuestro cuerpo, es la que nos mantiene con vida. Quizás, al agente de seguros al que le gustaba el pogo, una dosis mensual de adrenalina, ritmo cardíaco acelerado y cerveza barata eran la combinación perfecta que él había encontrado para mantenerse sano y, sobre todo, cuerdo.

El universo es un constante devenir de sucesos azarosos y aleatorios que en su combinación permiten el desarrollo del mismo. Dentro de este universo nos hallamos nosotros, más perdidos de lo que imaginamos y a veces con una pretensión determinista que nos frustra cuando no se cumple. Quizás, y solo quizás, ha llegado el momento de cambiar el chip, prepararnos para los escenarios más extremos que conocemos y simplemente dejarnos llevar mientras dure la fiesta.

Lee esto antes de seguir

La historia anterior, si bien se trata de pura ficción, trata de explicar metafóricamente la esencia de la estrategia Barbell.

Con el paso del tiempo, he comprobado que se trata de un modelo útil para todo tipo de decisiones: desde el trabajo hasta la alimentación y, por supuesto, mi cartera de inversión. En el post anterior analizamos las implicaciones filosóficas que implican esta forma de entender el mundo.

Antes de seguir, es importante mencionar dos cosas: la primera es que lo que me funciona a mí quizás no te funciona a ti. La segunda, y no por ello menos importante, es que este post está dirigido a personas que tengan una mínima experiencia en inversión. El motivo no está relacionado con la dificultad léxica o de comprensión de los conceptos, pues no son especialmente técnicos. La razón por la cual este post requiere de cierta experiencia en inversión, radica en que es necesario un mínimo de conocimientos para discernir entre lo que tiene riesgo y lo que tiene menos riesgo. Y, aún más importante, requiere tener muy claro qué es el concepto de portfolio de inversión y cómo aplicarlo.


Aviso legal: este post tiene un único objetivo educativo y de entretenimiento. Cualquier parecido con un consejo de inversión o de asesoría financiera es pura coincidencia. Por favor, no leas esto si crees que no estás en condiciones de hacerlo o si podrías tomar decisiones de las que luego te arrepentirías. El único acto del que es difícil arrepentirse es aprender.


El cisne negro de Taleb: un suceso cada vez menos raro

Vivimos en una época de extremos. Durante el coronavirus vivimos algunos de ellos (nunca se había parado la economía mundial a los niveles experimentados durante la pandemia).

Es innegable que nuestra sociedad está en constante cambio. Y esto, evidentemente, afecta a las carteras de inversión. Por lo general, los inversores constituyen sus carteras según su grado de aversión al riesgo. Aquellas personas con mayor aversión, optarán por una cartera más conservadora; sin embargo, las personas que convivan mejor con el riesgo, incluirán un porcentaje mayor de inversiones más arriesgadas.

El quid de la cuestión radica en la siguiente pregunta: ¿qué es poco o mucho riesgo? O, mejor dicho, ¿conocemos todos los riesgos que existen en la economía para poder asignar una distribución de riesgos normalizada? En nuestra opinión, la respuesta es no. La economía en general, y la inversión en particular, no siempre circulan de manera normal. Tal y como apunta Taleb, en ocasiones se producen cisnes negros: sucesos que parecían improbables pero que cuando suceden tienen unas consecuencias muy grandes. ¿Por qué? Pues porque, precisamente, nadie había contemplado que podrían suceder.

Origen del término (acepción) cisne negro

El término “cisne negro” fue acuñado por el escritor Nassim Nicholas Taleb en su libro que lleva el mismo nombre: El Cisne Negro: el impacto de lo altamente improbable, hace referencia a la percepción que había en el siglo XVI sobre el color de los cisnes. Como en Europa eran blancos, nadie se imaginaba que pudieran existir cisnes negros, hasta que unos exploradores holandeses los descubrieron en un viaje a Australia.

El Cisne Negro Libro Nassim Taleb

Este simple error de razonamiento continua afectándonos en el día a día, especialmente en las finanzas. Nadie puede predecir lo que es inherentemente impredecible, simplemente porque no lo conocemos.

Todos los datos que tenemos producen una preciosa línea de tendencia que se puede extrapolar hasta el infinito. Sin embargo, un único evento de alto impacto puede borrar de un plumazo esa proyección que antes tomábamos como la verdad más absoluta. Por poner otro ejemplo: un pavo puede creer que todo va genial –el grano que se come, vivir con sus congéneres, un lugar medianamente confortable- hasta que llega el día de navidad.

Llegados a este punto, seguramente estés pensando en los grandes eventos financieros del último siglo. Hechos como el crack de 1929 o la caída de Lehman Brothers, la cual sólo fuera prevista por unas pocas personas, incluido Nassim Taleb.

Curso Discovering DeFi MDTAcademy

Qué es la estrategia Barbell: Nasim Nicholas Taleb

Hay conocimientos conocidos; cosas que sabemos que sabemos. También hay conocimientos desconocidos; que significa que hay cosas que sabemos que no sabemos. Pero también hay desconocimientos desconocidos; aquellos que no sabemos que no sabemos.

Donald Rumsfeld

La crisis financiera global de 2008 fue unos de esos eventos estilo cisne negro. Mientras la mayoría de los pavos perdierons sus cabezas, el filósofo-trader-culturista Nassim Taleb hizo una pequeña fortuna posicionándose de forma de que pudiera beneficiar de un shock como el que hubo.

En sus libros Existe la suerte, El Cisne Negro o Antifrágil,

Taleb explica cómo puedes evitar los eventos negativos (black swans) que son extremadamente raros mientras que te puedes posicionar para sacar ventaja de aquellos eventos positivos.

En un entorno volátil e incierto hay posibilidad de que ocurran cisnes negros, por lo que adoptar una estrategia simple o basada en las tendencias pasadas puede tener consecuencias no deseadas. Si el mercado no se comporta de forma normal, entonces los inversores quizás deberían realizar actuaciones fuera de lo común.

El propio Taleb ha dado nombre a esta estrategia: la estrategia Barbell. La traducción del inglés se refiere a la típica barra de gimnasio con dos pesas en los extremos (mancuerna). El objetivo ya no es mantener el equilibro, el clásico punto medio, sino todo lo contrario. El objetivo es dividir la cartera de inversión en 2 partes:

  1. Una parte con un riesgo muy reducido, sin apenas volatilidad. Por lo general se opta por inversiones que generen algunos ingresos recurrentes, aunque de rentabilidad baja.
  2. La otra parte con un riesgo elevado, aunque siempre dentro de cierta ponderación, sin arriesgar demasiado (en global). En este caso se puede optar por inversiones arriesgadas en nuevas tecnologías o modelos disruptivos, las cuales entrañan riesgos pero también pueden suponer grandes rentabilidades.

Lo que se pretende conseguir con esta estrategia es que la parte arriesgada de la cartera nos permita obtener buenos rendimientos en caso de que todo vaya bien en la economía. Por otra parte, la cartera conservadora nos permite sacar un beneficio pequeño pero sobre todo compensar el riesgo de la otra parte. Por consiguiente, bajo la estrategia Barbell no se invertiría nada en la zona de “riesgo medio”.

Pirámide del riesgo

Por poner algunos ejemplos, si se invierte en renta fija, se compraría, por un lado, productos a muy corto plazo; y por otro, bonos a muy largo plazo. Si hablamos de acciones, compraríamos, por una parte, acciones defensivas y por otra, acciones cíclicas o de crecimiento.

Adentrándonos en la estrategia Barbell

Imagina tu portfolio de inversión como si fuera una mancuerna: dos grandes discos separados por una barra recta.

Por un lado, está el portfolio con inversiones extremadamente seguras. Por el otro lado, tenemos un portfolio de inversiones extremadamente especulativas. El peso se distribuye entre los dos extremos, sin apenas nada en el medio.

Qué es el riesgo

En vez de ser medianamente conservador o agresivo, el inversor está siendo hiper-conservador e hiper-agresivo al mismo tiempo. Este enfoque limita el riesgo negativo (la cantidad total que puedes perder) mientras que permite exponerse a ganancias ilimitadas por el otro lado (el total que puedes ganar no está predefinido, sino que se puede adaptar a las condiciones del mercado).

Por supuesto, los dos lados de la mancuerna no tienen que tener el mismo peso (en términos de valor monetario). Taleb nos sugiere poner el 85-90% de nuestro dinero en inversiones ultra-conservadoras, como dinero en efectivo. Por otro lado, el 10-15% restante debería estar colocado en pequeñas apuestas especulativas, básicamente aquellas que tengan la mejor ratio de riesgo/beneficio a medio/largo plazo.

Digamos que sucede un evento tipo cisne negro que remueve todo el mercado. En el peor de los escenarios, tendrás una pérdida del 10-15% de tu riqueza, mientras que todas aquellas personas que tienen inversiones de riesgo medio tendrán, muy probablemente, pérdidas mucho mayores.

¿Y qué ocurre si todo va bien? Pues que si una de tus apuestas altamente especulativas tiene éxito, te habrás expuesto a obtener grandes ganancias mientras que el resto de las personas se las pierde por completo.

La aparente seguridad de permanecer en la media

Según Taleb, permanecer en el medio proporciona una ilusión de seguridad, pero realmente lo que tenemos es lo peor de ambos mundos. Por una parte, aún seguimos siendo vulnerables a sufrir las consecuencias de un cisne negro. En contra, nos estamos perdiendo la oportunidad de conseguir las ganancias estratosféricas que pueden llegar del mismo caos.

Un ejemplo para las personas que operan con bonos implica comprar bonos a corto plazo y bonos a largo plazo pero no bonos intermedios. La distribución particular de los dos extremos donde maduran los bonos crea una forma de mancuerna. La estrategia ofrece a los inversores exposición a bonos de alto rendimiento con riesgo limitado.

Pero, ¿por qué evitar estar en medio? Taleb, quien es un matemático experto en riesgo y fue gestor de un fondo de cobertura argumenta que la estrategia Barbell tiene sentido porque nuestro sistema financiero es muy frágil. Él cree que la sobre ingerniería y la sobre conexión del sistema financiero hace que el sistema sea menos robusto y más frágil. Por ese motivo, pequeños shocks en el sistema tienen consecuencias fuertes muy a menudo. Estos riesgos están esencialmente “escondidos” y no se tienen en cuenta en los modelos financieros actuales.

A continuación, se mencionan algunos riesgos que han afectado o pueden afectar a los mercados en el futuro.

Riesgos de los valores colateralizados en hipotecas

Un gran ejemplo de esta problemática es cómo ningún modelo utilizado para empaquetar los valores con colateral hipotecario (deuda hipotecaria) no incluía la posibilidad de que el mercado de la vivienda sufriera una caída de precios.

Cuando el mercado de la vivienda cayó en 2007-2008, todo el sistema hipotecario se vino abajo y afectó a la totalidad del sistema financiero. Ningún modelo matemático tuvo en cuenta esta posibilidad. Sin embargo, debido a esa coyuntura, uno de los activos –teóricamente- más estables y seguros, la vivienda, se convirtió en una arma de destrucción financiera en cuestión de meses.

Riesgos asociados a la recompra de acciones

Otro ejemplo que estamos viendo hoy en día son las recompras de acciones corporativas, es decir, las empresas están comprando sus propias acciones, incrementando los precios notablemente.

Los bajos tipos de interés han incentivado a los CEOs de las compañías a pedir prestado para recomprar sus acciones y así subir el precio de las mismas, haciéndolas más atractivas para el mercado.

Aunque este comportamiento ha hecho aumentar el precio de las acciones a corto plazo, las compañías están asumiendo riesgos de iliquidez y deuda, pudiendo quedar expuestas durante periodos complicados como el vivido durante la pandemia del COVID-19. Lo que es importante entender de esta situación, es que emitir deuda barata ha incentivado a las compañías a alterar el precio de sus propias acciones, alterando completamente el perfil de riesgo de las mismas (aumentándolo). Esto provoca una situación en la que alguna compañías podrían dejar de existir sin la asistencia del gobierno en caso de crisis.

El cuello de botella: los productos de alto riesgo/beneficio no son accesibles a todos los bolsillos

Es cierto, la mayoría de productos de mayor riesgo/beneficio están destinados a los bolsillos más grandes. Lo cierto es que participar en startups o incluso en fondos destinado a venture capital suele requerir de tickets de entrada altos (inversión mínima alta). Esto por lo general provoca que el ciudadano medio mire hacia otros productos menos premium o de consumo masivo, como son los productos bancarios medios.

Ciertamente, aplicar a rajatabla la estrategia que propone Taleb tiene un pequeño problema de escala que hay que solventar. Para un inversor pequeño, la parte de la mancuerna destinada al alto riesgo puede ser de 10-15.000 euros. Esto le deja prácticamente fuera de invertir en startups u otros negocios de alta ratio riesgo/beneficio.

Esto no significa que tengamos que dejar de lado la estrategia Barbell, sino más bien que tendremos que re-diseñarla para poderla adaptar a nuestras necesidades. Lo importante no son los números 85/15, 90/10, etc. sino que tengamos claros los principios generales:

  1. Lo más importante, es que decidas cuánto riesgo de pérdida estás dispuesto/a asumir, lo cual variará de una persona a otra. Por lo general, cuanto más jóvenes somos y menos responsabilidades tenemos más riesgo podemos asumir. Hablaremos del riesgo más adelante.
  2. Deja espacio para el potencial de ganancias mientras tus cirscunstancias personales te lo permitan. Dicho de otra manera, no vendas una inversión que te está dando rentabilidades astronómicas a no ser que necesites ese dinero.
  3. Por lo que más quieras: mantenete alejado del medio (luego definiremos lo que para nosotros es y no es el medio).

Para que entiendas bien a qué nos referimos, más adelante compartiré la estrategia Barbell que he diseñado. Básicamente lo que he hecho es adaptarla a nuestras cirscunstancias, intereses y conocimientos y quizás es interesante para otros inversores pequeños. Por razones que explicaremos más adelante, la llamaremos la Double Barbell.

Un ejemplo real: el fondo Universa de Nassim Taleb y Mark Spitznagel

Tal y como apuntábamos antes, Taleb argumenta que los cisnes negros son inevitables, impredictibles y que, cuando ocurren, tus pérdidas van a ser mayores de lo que imaginabas.

En un portfolio tipo Barbell, las inversiones de bajo riesgo tienen un mejor comportamiento que las de alto rendimiento, ayudando a preservar el capital. Sin embargo, las inversiones de alto rendimiento también proporcionan altas rentabilidades cuando las cosas van bien.

Por supuesto, el portafolio de cada inversor será diferente, por lo que es trabajo y responsabilidad del inversor el hecho de buscar aquellas inversiones de riesgo que le proporcionen cuantiosas recompensas por las que valga la pena sufrir la volatilidad. El hecho es porque estas inversiones de riesgo son las que sufren mayores ratios de volatilidad cuando las cosas se ponen salvajes y pueden sufrir grandes pérdidas. Una alternativa es usar contratos por opciones o ETFs negativos de forma que nos podamos cubrir en caso de que el mercado sufra caídas.

Universa Fondo Nassim Taleb

Un ejemplo es la estrategia del fondo Universa, operado por Mark Spitznagel y asesorado por Nassim Taleb. La estrategia utilizada por el fondo Universa fue tener el 90% de sus activos en activos estables con un beta (cambio de precios por cambios en el mercado) muy bajo como eran el dinero en efectivo y los bonos. Por otra parte, el resto del portfolio se colocó en puts monetarios. Durante una caída de mercado, estos puts harían ganar una gran cantidad de dinero al fondo. Se paga una comisión por mantenerlos, pero sin duda vale la pena el gasto por la seguridad.

El fondo tuvo algunas pérdidas durante el periodo en el que el mercado siguió subiendo, pero cuando llegó el evento cisne negro (2008), el fondo tuvo unas ganancias astronómicas. ¿Cuál es el objetivo del fondo? Ciertamente, cuando los mercados van bien puede que tenga incluso pérdidas, pero cuando las eventualidades y la volatilidad llegan a los mercados, entonces se gana mucho. Aún está por determinar si este fondo superará a la media a largo plazo, pero la propuesta es cuanto menos interesante.

Comentarios finales de la estrategia del fondo

Los inversores individuales pueden seguir un planteamiento similar, invirtiendo una gran parte de su portafolio en inversiones de bajo riesgo, luego en acciones de alto riesgo y cubrirse con opciones para incluso ganar en periodos de alta volatilidad. Sin embargo, una estrategia así requiere de tener conocimientos y cierta gestión activa (tiempo y dedicación). Como ves, tanto el fondo (la cantidad mínima para entrar está en varios millones de dólares) como la aplicación de la estrategia de forma individual no están al alcance de todo el mundo.

Recuerda que no hay una única forma de invertir y que cada persona debe hacerlo de la forma que más le resuene (y, sobre todo, le permita dormir tranquilamente por la noche).

Lo interesante de la estrategia Barbell es que nos obliga a mirar nuestro portafolio de inversión de una manera distinta, quizás promoviendo que revisemos nuestras inversiones y que las hagamos más “antifrágiles”.

El quid de la cuestión: saber determinar qué riesgo tiene cada cosa

Uno de los aspectos más recurrentes y a la vez más importantes a la hora de aplicar la estrategia Barbell (o cualquier otra) es saber determinar qué riesgo tiene cada inversión.

El riesgo es, probablemente, el factor más importante a medir cuando realizamos una inversión. Es importante que diferenciemos el riesgo de la incertidumbre. El riesgo atiende a probabilidades, por lo cual lo podemos medir; sin embargo, la incertidumbre representa posibilidades que son imposibles de medir, a menudo porque ni siquiera las conocemos. En una inversión, pese a que tratatemos de medir el riesgo de la misma, siempre habrá un componente de incertidumbre con el que tendremos que lidiar.

No obstante, el riesgo, bien gestionado, puede traernos grandes rentabilidades. En el mundo financiero, riesgo y rentabilidad se consideran caras de la misma moneda. El retorno es bastante fácil de comprobar. Si compramos una acción, esperamos un año y su valor se ha incrementado un 10%, podemos asegurar de que hemos obtenido una rentabilidad del 10%.

Pero, ¿qué pasa con el riesgo? El riesgo no es tan obvio. Para la mayoría de las personas, el riesgo asociado a una inversión es la probabilidad de que pierdan dinero. Y así es. El problema es cómo medirlo antes de perderlo, es decir, cómo saber cuánto podemos perder antes de que realmente lo perdamos. Y si una inversión va bien, es difícil saber cuánto riesgo hemos asumido para obtener esa ganancia.

Por lo general hay 2 factores que determinan el riesgo:

  1. El riesgo inherente a la inversión. Por ejemplo, cuando compramos una acción estamos proyectando que los beneficios de la empresa crecerán, haciendo que el valor de la acción aumente (y digo valor, no precio). Esto puede ocurrir o no, dependerá de muchos factores (gestión, mercado, eventos macroeconómicos, etc.).
  2. El riesgo de que nuestro análisis esté equivocado. Probablemente, jamás estemos seguros de haber obtenido toda la información necesaria para hacer un análisis correcto. Y, más importante, posiblemente no seremos capaces de actualizarla en detalle conforme avance el tiempo. Puede que simplemente nuestro análisis esté equivocado, bien sea debido a nuestra metodología o nuestras capacidades.

Estos dos elementos son realmente difíciles y analizarlos en detalle conlleva mucho tiempo. Por lo general, se recurre a las finanzas cuantitativas y, más específicamente, a la desviación estándar.

* Para calcular la volatilidad, deberíamos recolectar tantos datos sobre los retornos de la inversión como pudiéramos. Por ejemplo, los retornos de la inversión semanales durante varios años. Luego deberíamos calcular la desviación estándar y estudiarla, por ejemplo mediante una curva de Bell (distribución normal).

Desviación estándar: bien, pero no es suficiente

La desviación estándar del retorno de una inversión (a la que también solemos referirnos como volatilidad) se usa frecuentemente como aproximación al riesgo. En la mayoría de instituciones financieras, a menudo se recurre a la misma a la hora de representar el riesgo de una inversión.

El problema de la desviación estándar está en que parte de la premisa de que los mercados son completamentes eficientes. ¿Qué significa eso? Pues que la información fluye de forma colectiva, diversificada y ecuánimamente por todos los participantes del mercado. En consecuencia, todas las personas toman decisiones de inversión analíticas, meditadas y extremadamente profesionales.

Puede ser que con la velocidad a la que fluye la información hoy en día podamos estar ante el mercado más eficiente de la historia. Sin embargo, también es posible que nos hallemos ante el mercado más frágil de la historia debido, precisamente, a esa interconexión que favorece los efectos en cadena.

En esa línea, hay ciertos contrapuntos donde la teoría de los mercados eficientes puede que no sea de aplicación:

  1. La locura de la multitud influye en los mercados. ¿Por qué se producen las burbujas? De repente, una gran cantidad de personas están dispuestas a asumir riesgos sin ni siquiera pararse a pensar cuánto riesgo están asumiendo. Todo el mundo comparte claramente la misma opinión. Cuando las opiniones se diversifican, los errores también; cuando no existe diversidad de opinión y todo el mundo piensa lo mismo, los errores se magnifican.
  2. No todas las inversiones se encuentran en mercados con miles de compradores y vendedores. Algunas inversiones son ilíquidas, como por ejemplo las startups. En un mercado ilíquido, la hipótesis de que el descubrimiento de precios es altamente eficiente pierde fuerza.
  3. Durante las épocas de crecimiento de los mercados, por lo general la volatilidad decrece. Por ese motivo, se pueden tomar algunos riesgos extra, debido a que la percepción del riesgo se minimiza.
  4. Por el contrario, los periodos de caídas de mercado suelen ocurrir rápida y contundentemente. Por lo general se miden en semanas, sino días. Las pérdidas causan que la volatilidad aumente y como el riesgo de las carteras está compartido, todas las alarmas se encienden. De repente, todo el mundo tiene la sensación de que sus portafolios de inversión son demasiado arriesgados y se empiezan a hacer ventas masivas, empezando por aquellos activos de más riesgo.
  5. El impacto del aumento de las correlaciones en el portafolio (sobre todo cuando hay pérdidas) puede ser muy fuerte. Aquellos activos que anteriormente se consideraban diversificados, dejan de serlo durante las caídas de mercado. Todas las correlaciones se ponen a 1.

Lo cierto es que medir y actualizar la ratio riesgo/beneficio es realmente complejo. Requiere de mucha dedicación, conocimientos y recursos. Pero sobre todo requiere de percibir esos momento en los que la dinámica del mercado está cambiando, ya que es ahí donde si escogemos el lado de la tendencia adecuado tendremos un seguro extra para nuestra inversión.

Deberíamos ver la volatilidad de una inversión en función a dos variables:

  1. El riesgo percibido por esa inversión,
  2. Y la cantidad de personas que están dispuestas a asumir ese riesgo.

Lo que es importante recalcar en este apartado, es que la volatilidad no es algo estático, sinó dinámico. Y así lo son también el riesgo y los beneficios esperados. Hemos de estar preparados para tomar decisiones, sobre todo cuando se producen cambios en la volatilidad percibida:

El riesgo va acompañado de retorno y, generalmente, matienen una correlación positiva. Cuando veamos que el riesgo disminuye (en forma de una menor volatilidad) es cuando deberíamos estar preparados para vender o, cómo mínimo, parar nuestras ansias de aumentar nuestra inversión. Por el contrario, en esos periodos de mayor convulsión, es cuando debemos mantener la calma, reevaluar los riesgos y tomar posiciones calculadas, puesto que es cuando las mayores rentabilidades surgirán.

En el caso de la estrategia Barbell, conforme las inversiones de mayor riesgo den sus frutos, no debemos creernos que somos “los ases del mundo de la inversión”. Al contrario, lo inteligente es aprovechar esas ganancias extra para aumentar nuestro portafolio de bajo riesgo. ¿Por qué? Pues porque cuando haya caídas en los mercados, el portafolio de bajo riesgo bloqueará nuestras ganancias y lo podremos usar para tomar posiciones en las inversiones de mayor riesgo/beneficio.

Los dos tipos de riesgos de los que nunca deberías olvidarte

Una de las cosas que más me gustan del riesgo es que me mantiene alerta, pero sobre todo me recuerda que soy humano y, como tal, me equivoco todos los días.

El riesgo es aquello de lo que todo el mundo habla a la hora de invertir pero que nadie sabe dar una apreciación exacta, precisamente por el componente de incertidumbre que lo acompaña.

Como todo en la vida, debemos simplificar las cosas para poder trabajar con ellas. Y la forma de evaluar el riesgo es una de ellas. En ese sentido, el riesgo se puede caracterizar en dos tipos principales:

El riesgo sistémico

El riesgo sistémico está asociado con el mercado. Es impredecible e indiversificable. Sin embargo, se puede mitigar haciendo coberturas. Por ejemplo, un evento político inesperado puede hacer caer el mercado de opciones y un inversor se puede cubrir contra eso comprando opciones put sobre el mismo mercado.

¿Cómo nos cubrimos cuando nuestro portafolio no tiene opciones put? Por lo general los inversores recurren a activos que suben de precio durante las crisis, como en ocasiones ha sido el oro de inversión. Otra opción es teniendo inversiones que no sean tan líquidas, como puede ser las inversiones inmobiliarias o el venture capital. Personalmente, también me gustan aquellas inversiones que no dependen tanto del mercado, como por ejemplo sistemas de trading neutrales o inversiones en mercados muy específicos y que personalmente conozco.

El riesgo no-sistémico

La segunda categoría de riesgo es el riesgo no-sistémico, el cual está asociado a una compañía o sector concretos. También se conoce como riesgo diversificable ya que se puede mitigar mediante una correcta diversificación de activos. Por ejemplo, si compramos acciones de una compañía petrolera, aparte del riesgo de mercado general, correremos los riesgos asociados a la propia compañía y a la industria petrolera.

Tal y como se apuntaba anteriormente, la forma de minimizar el riesgo no-sistémico es diversificar. Por mucho que nos guste una compañía o producto financiero, debemos hacer una asignación correcta. En mi caso, tengo la norma de no invertir más del 10% en una única inversión, aunque esté enamorado de ella. Podría ocurrir que estuviera equivocado en mi análisis o simplemente que la información que tuviera no fuera completa (o no fuera veraz).

Los 3 libros de Nassim Taleb que no te puedes perder

Existe la Suerte Libro Nassim Taleb

¿Existe la suerte?

Creo que lo más interesante para leer la colección Incerto de Taleb es hacerlo por orden. En el libro Existe la suerte, Taleb plantea las bases de lo que serán posteriormente sus obras más conocidas. Se trata de su libro más “comedido” en cuanto a estructura se refiere, así como de cara a su incapacidad por contenerse a la hora de dar su opinión.

El Cisne Negro Libro Nassim Taleb

El Cisne Negro

En el libro El Cisne Negro, posiblemente uno de los más conocidos de Taleb, el autor nos explico cómo él cree que tanto en la vida como en la inversión lo que sucede tiene más aletoriedad de lo que a priori puede parecer y cómo intentar poner una explicación a todos los sucesos nos lastra en gran medida.

Antifrágil Libro Nassim Taleb

Antifrágil

En Antifrágil se asientan los conocimientos de los libros previos y se añade el concepto de “antifragilidad”, que se trata de una cualidad que tienen aquellos sistemas que mejor se comportan en situaciones de estrés, shocks o fallos.

Conclusiones finales sobre la estrategia Barbell

Aunque un zapato sea de tu número, no significa que deba irte bien. A menudo es necesario darle forma, hacerlo tuyo.

Lo mismo ocurre con las carteras de inversión de los grandes inversores de nuestra época. Están ahí, pero no significa que debas utilizarlas tal cual, puedes hacerlas tuyas.

Si analizamos el objetivo principal de la estrategia Barbell es el de eliminar la probabilidad de tener grandes caídas en nuestro portafolio de inversión si se producen eventos inesperados en los mercados.

Lo cierto es que psicológicamente eliminar minimizar la posibilidad de tener grandes caídas en nuestros ahorros resulta, cuando menos, un elemento liberador para poder explorar otras inversiones alternativas o arriesgadas. ¿Cómo? Pues teniendo prácticamente la totalidad de tu capital en activos de bajo riesgo (los cuales no necesitan demasiada atención) y focalizando nuestro tiempo y conocimiento en otras inversiones mucho más arriesgadas pero que pueden marcar la diferencia en nuestro portafolio.

Lo cierto es que este elemento liberador me ha permitido explorar sectores que antaño era reticente explorar. Mientras tengo una parte grande de mi portafolio en activos de bajo riesgo como pueden ser seguros y cuentas corrientes, lo cierto es que con una parte mucho más pequeña me he permitido el lujo de explorar el mercado crypto así como otros negocios.

A mí lo que me gusta es poder disponer de una pequeña porción de mi capital para poder hacer apuestas altamente especulativas pero con un gran potencial de ganancias.

Palabras finales sobre la estrategia Barbell

Ciertamente hay sectores, como el de las criptomonedas o el forex, que están recibiendo mucha atención por parte de personas que quieren empezar a tener una gestión más activa de su capital.

Si bien me parece una decisión más que acertada, sobre todo desde un punto de vista de aprendizaje (lástima que en la escuela no nos eduquen en ese sentido), es importante tener en cuenta que el aprendizaje debería costarnos los más barato posible.

A menudo hablo con personas que se meten en el mundo del forex mediante productos ultra-apalancados y con estrategias muy agresivas. Pero lo malo no es eso, sino que lo hacen con una parte muy importante de sus ahorros y obviando los principios fundamentales de la gestión del riesgo.

Creo que sólo con hacer caso a Taleb y utilizar su estrategia Barbell estas personas se ahorrarían muchos disgustos. Lo cierto es que cuando empiezas con estos productos de alto riesgo a menudo tienes la suerte (o mala suerte, no lo sé) de coger una tendencia en el sentido correcto. Empiezas a obtener una rentabilidad por tu capital que ni en 20 años obtendrías si lo tuvieras en el banco. Y te empiezas a creer que eres el “más listo/a de la clase”. Que si Warren Buffet obtiene una rentabilidad anual del 30% debe ser cuanto menos “un pringao”, pues eso lo acabas de obtener tú en apenas 2 meses.

Hasta que llega la hora de la justicia de los mercados y te pone en su sitio. Moraleja: si asumimos que tarde o temprano perderemos en alguna inversión y hacemos una gestión del riesgo acorde a esa premisa, esa pérdida podrá suponer el 5% de tu cartera en vez del 25%. Asumirás la pérdida, aprenderás y la próxima vez lo harás mejor. Pero, más importante, aún tendrás el 95% de tu capital intacto.

Por eso me gusta la estrategia Barbell: porque sistematizas el hecho de apartar la gran mayoría de tu capital y destinarlo en productos de bajo riesgo donde es muy difícil que pierdas.


En siguientes posts publicaré cómo he adaptado la estrategia Barbell en mi portafolio de inversión y compartiré algunas normas que te pueden ayudar a la hora de gestionarlo.

    ¿Más info? Contacta con nosotros



    Acepto las condiciones de privacidad y LOPD de weholders.com

    Etiquetas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Botón volver arriba
    Cerrar