Inversión en bolsa

Dónde invertir tu dinero en 2020: 5 ideas en bolsa, fondos de inversión y oro

***** ACTUALIZADO A LA CRISIS DEL CORONAVIRUS EL 8 DE ABRIL DE 2020 *****

– PARTE I –

>> Analizamos los sectores más ‘hot’ para este 2020 para invertir tu dinero pero sobre todo preservar tu riqueza durante la próxima década.

>> Esta Parte I incluye las ideas de inversión tradicionales. Es decir, para comprar acciones, fondos de inversión, oro y metales preciosos.

Este post es una guía con las ideas de inversión para ganar dinero y preservar nuestro patrimonio durante el 2020 (y la próxima década). Las oportunidades de inversión que se exponen se desarrollaron durante el año 2019, pero a causa de lo sucedido con el COVID-19 he decidido revisar antes de publicarlas.

Antes de seguir, recomiendo que leas el artículo ¿Invertir o ahorrar? Cómo invertir nuestro dinero con el menor riesgo posible:

Invertir o ahorrar que tiene más riesgo

Introducción: cómo defino dónde invertir mi dinero (a medio/largo plazo)

Por lo general, mi metodología para detectar dónde invertir es detectar aquellos sectores “calientes” que tengan una relación precio/valor descompensada. Por lo general que estén infravalorados o que por diversas razones prevea una entrada de capital a los mismos.

Estos sectores pueden ser muy diversos, pero por lo general lo que miro más son acciones, índices, divisas, activos inmobiliarios y materias primas. De hecho, si somos capaces de combinar todos estos activos convenientemente tendríamos una cartera más diversificada que el 99% del resto del mundo.

Ciertamente se trata de un concepto sencillo pero difícil de poner en práctica. A veces, cuando llegamos a un sector caliente ya está en fase de madurez avanzada (o pre-enfriamiento). Estas fases suelen responder a cuando los inversores minoristas invierten cuando el mercado está con explosiones parabólicas de precios.

La idea entonces es tratar de encontrar esos sectores que se van a poner interesantes y que presentan rangos de precios en los que el riesgo de entrar es relativamente bajo.

Me gustaría destacar que mi intención con este post no es que corras a invertir en esta lista de activos o sectores. Todo lo contrario, lo que quiero es ofrecer un punto de partida sobre el que puedas trabajar. Si ves el vídeo que comparto de Ray Dalio comprenderás porque incluyo tantas opciones de inversión en este blog. En cada una de ellas tengo una estrategia de entrada/salida distinta (a veces más de una). Además, no necesariamente invertiré en todos estos sectores. De hecho, es muy probable que en más de uno mi análisis no se cumpla, en cuyo caso no invertiría.


¿Dónde estamos? Evaluación rápida post-coronavirus

Como he dicho anteriormente, este post tendría que estar publicado hace meses, pero la situación del coronavirus ha hecho que replantee algunas opciones.

Después de comentar con bastantes personas qué tipo de inversiones tienen, creo que es momento de evaluar nuestro nivel de concentración de riesgo. Debido a la fuerte financiarización de la economía, la mayoría de las inversiones no profesionales) se concentran en fondos de inversión. Estos fondos incluyen renta variable y/o fija en distintos porcentajes, depósitos y el sector inmobiliario.

Vivimos tiempos donde la economía financiera está alcanzando extremos nunca vistos. Tanto por tamaño, automatización de la inversiones (inversión algorítmica), ratios de interés, influencia de la política, etc. Por lo general, este tipo de extremos estadísticos son muy sensibles a cualquier tipo de evento (o eventualidad) inesperados. Esto provoca que aquellos activos que están más ligados a los mismos puedan sufrir shocks (acciones, renta fija, etc.). Si bien no abogo por evitar su uso (personalmente los utilizo), sí creo que es momento de ampliar nuestro horizonte como inversores. Estudiar nuevos productos, sectores y modalidades de inversión. A continuación incluiré algunas propuestas.

Fijémonos en la corrección que se produjo desde el 20 de febrero de 2020 durante la crisis del coronavirus. El índice S&P500 tardó menos de 6 días en corregir un 10% (al igual que los índices europeos). Este hecho se convirtió en la corrección más rápida en el S&P500 de la que se tiene registro.

En ese sentido, creo que puede ser un buen momento para hacer reflexión y plantear si nuestra cartera de inversión está cubierta ante estas eventualidades financieras.


Ahora sí…mi lista sobre dónde invertir en 2020 🙂

IDEA 1 – Comprar oro, plata y metales preciosos (lingotes, monedas y acciones)

He querido comenzar por invertir en oro, plata y metales preciosos porque desde siempre me ha parecido muy interesante la fascinación que producen.

A modo de resumen, existen una gran cantidad de motivos por los que invierto en este tipo de activos. A continuación detallo los que en mi opinión resultan más importantes:

Los tipos de interés: decrecientes desde el año 1300

A nivel mundial, los tipos de interés que gestionan deciden los bancos centrales son decrecientes y nada apunta a que esta tendencia se vaya a revertir a medio plazo.

Tipos de interés bancos centrales
Captura de los tipos de interés de los mayores bancos centrales del mundo durante la crisis del coronavirus (fecha: 4 abril 2020). Fuente: Investing.com

El precio del oro tiene una relación inversamente proporcional a las tasas de interés. Con una economía en deceleración y unos gobiernos cada vez más endeudados, es de prever que la política coordinada de los bancos centrales sea una bajada paulatina de los tipos de interés. Al menos ese parece ser el consenso del mercado y diversos analistas. Esta bajada de interés tendrá un efecto de inflación, en el sentido de dinero disponible en el mercado. Esta disponibilidad de dinero luego influye en el precio de los activos, situación que muy probablemente favorecerá una apreciación del oro.

Resulta curioso este estudio del Banco de Inglaterra en el que se estudia la evolución de los tipos de interés a nivel mundial desde el siglo XIV hasta la actualidad. Se puede apreciar que, lejos de lo que sugiere el debate económico actual, los tipos de interés presentan un comportamiento decreciente durante los últimos 700 años, con repuntes de alta intensidad. Vale la pena echarle un vistazo.

⚠️ El dólar estadounidense y su condición de divisa refugio

La divisa más utilizada en el mundo, está presentando síntomas de debilidad. Juntamente con el yen japonés, son las únicas divisas contra las que el oro aún no ha marcado nuevos máximos históricos. Y no descarto que eso pueda ocurrir antes de 1 ó 2 años. El resto ya lo han hecho durante el año 2019.

Recomiendo la lectura de este post en el que hablo del papel del dólar durante las crisis económicas.

Billete un dolar Weholders

Hay varios motivos para el debilitamiento del dólar, pero el principal son las políticas inflacionistas de la Reserva Federal de Estados Unidos (bajadas de interés, inyecciones en el mercado REPO, recompras de bonos, etc.). Históricamente el oro se ha comportado como una cobertura ante este tipo de situaciones de inflación, sobre todo cuando ésta ha causando alarma en los inversores (recordemos la subida de precios del oro durante la crisis de 2008).

Parece ser que el mercado ya está descontando esta posibilidad, a tenor que desde hace dos años el oro ha iniciado una tendencia al alza. Tal y como apunta Nomi Prins, autora de Collusion. How central banks rigged the world, “desde que la Reserva Federal empezó a bajar los tipos de interés, los bancos centrales de las economías desarrolladas de todo el mundo bajaron las tasas de interés 63 veces durante el año 2019”.

🚀 Precio de las acciones, bonos y real state inflados

Desde un punto de vista de contrarian investor los acciones, sobre todo las estadounidenses, están sobrepreciadas en comparación al oro y la plata. Este hecho ofrece una rebaja en el riesgo asociado a la exposición en metales preciosos. Esto también ocurre en el caso de la mayoría de materias primas debido a la transmisión de riqueza que ha habido desde el sector productivo al sector servicios (entre otros).

El declive de la globalización tal y como la entendemos ahora

Es muy pronto aún para apreciarlo, pero el coronavirus puede ser la guinda del pastel que acelere el debate sobre la globalización. El crecimiento de los movimientos populistas y nacionalismos presenta un escenario de nuevas políticas mercantilistas en oposición al actual sistema de libre mercado. Tal y como apunta James Rickards en su visionario libro Aftermath, “deberíamos prepararnos para un escenario de economías proteccionistas en las que la objetivo último es la acumulación de plusvalías y, en última instancia, oro y plata”.

💼 El dinero inteligente está comprando oro a espuertas

La mayoría de bancos centrales, hedge funds y family offices están acumulando oro a ritmos muy elevados. Desde un punto de vista de oferta y demanda, la inversión en oro y metales preciosos en esta fase del ciclo económico en la que nos encontramos tiene todo el sentido.

>> Dónde comprar oro, plata y metales preciosos en lingotes y monedas

Durante los próximos meses voy a posicionar el 10% de mi portafolio de inversión en oro, plata y acciones de compañías mineras.

Para comprar oro físico y metales de inversión, utilizo la plataforma Bullion Vault.

Tiene unas condiciones de costes y seguridad magníficas que permiten mantener en el tiempo incluso inversiones modestas.

>> Dónde comprar acciones de compañías mineras

Para el caso de las acciones de compañías se puede hacer la selección por uno mismo. Mi experiencia es que se trata de un sector muy proteccionista y con difícil acceso a la información. Para evitarnos todos estos problemas, puede resultar interesante el ETF GDX Vectors Gold Miners de VanEck.


¿Te gustaría recibir posts como este en cuanto los publiquemos? Únete a nuestro Canal de Telegram:

IDEA 2 – Comprar fondos de inversión de gestión activa sobre los fondos de inversión indexados o de gestión pasiva (sobreponderar).

Sin duda esta es una cuestión muy controvertida. Sin ánimo de contrariar a los defensores de la gestión pasiva (yo mismo la invierto en ella) me gustaría explicar mi posicionamiento.

A nuestro parecer, el gran regalo John C. Bogle fueron los fondos indexados, que pusieron al alcance de muchos algo que antes estaba al alcance de pocos: invertir en acciones de las mayores empresas del mundo sin pagar excesivos cotes por ello. Recomiendo la lectura de su libro Cómo invertir en fondos de inversión con sentido común.

Pese a que son muchas las personas que en la actualidad se han beneficiado de la inversión en fondos indexados (o inversión pasiva), es posible que en la actualidad este tipo de inversión esté generando una burbuja, en la cual ya se ha fijado Michael Burry. Si no le conoces, fue una de los primeros gestores que vio la crisis de 2008 y sacó provecho de la misma, tal y como se cuenta en la película La gran apuesta (2015).

El motivo se debe a que se está produciendo un concentración de capital en un número pequeño de compañías (la capitalización de Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google/Alphabet a comienzos del 2020 suponía el 18% del SP500).

>> Para más información, recomiendo leer este artículo de Ruben J. Lapetra.

>> También recomiendo leer este artículo del Instituto Juan de Mariana:

Es probable que esta burbuja se esté cocinando por varios motivos, entre los que destacan:

  • La industria de los fondos indexados y su maquinaria propagandística.
  • La inversión algorítimica, que ya está causando burbujas no solo en renta variable sino también en bonos.
  • También puede ser debido a la cantidad ingente de dinero que están invirtiendo algunas compañías en modo auto-cartera.
  • Todo ello aderezado por los ingentes estímulos monetarios de los bancos centrales que están propiciando asignaciones erróneas de capital en acciones, bonos, real state, etc.

La particularidad de los fondos indexados o de gestión pasiva es que, por definición, amplifican las subidas y las bajadas. Es como si se produjera un efecto de retroalimentación positiva en la que los periodos de crecimiento la gestión pasiva ha demostrado ser una inversión genial. En contrapartida, en los periodos de contracción, como el que vivimos durante las dos primeras semanas de marzo, posiblemente alimentó las caídas.

Independientemente de los motivos que estén causando esta subida de precios, lo que está claro es que un sector no puede estar liderando ad infinitum. Durante un mercado alcista la demanda domina el corto plazo mientras que la oferta domina el largo plazo. No sería de extrañar que un cambio en la oferta iniciara una rotación en las estrategias de la renta variable.

Es importante matizar que digo rotación ya que, si lo pensamos detenidamente, actualmente el mercado está literalmente inundado de dinero.

*Lo que en algunos círculos se llama dark money, es decir, dinero que se pone en circulación pero que se queda en el sistema financiero en vez de ir hacia la economía real.

Mi posicionamiento en este sentido será aumentar mi exposición a renta variable mediante fondos de inversión con carteras gestionadas discrecionalmente. La idea es mantenerme en un punto relativamente medio entre fondos de autor y fondos indexados.

>> Dónde invertir en fondos de gestión pasiva + gestión discrecional.

En este caso me gusta mucho la propuesta de Smart Money de CaixaBank.

Sé que hay otras opciones muy utilizadas como son Indexa Capital, Finizens e inbestMe pero, como siempre, comento lo que he probado y conozco. Debo decir que con las caídas que ha habido con el coronavirus, la cartera gestionada que tengo con Smart Money está funcionando de maravilla.

Los motivos para elegirla son los siguientes:

  • Inversión inicial desde 500 €.
  • Comisión desde 3,63 € anuales (IVA incluido). Básicamente cobran una comisión del 0,6% + IVA), lo que se traduce en 0,726 % en total.
  • Las carteras se basan principalmente en ETFs y futuros que replican índices, pero incluyen también otros activos financieros.
  • La gestión es bastante pasiva, rebalanceándose las carteras de forma semestral. No obstante, los gestores se reservan el derecho de actuar en momento de alta volatilidad (ahí radica el valor de la gestión discrecional).

IDEA 3 – Comprar fondos de inversión de autor que apuesten por tendencias y sectores que destacarán en el futuro

Teniendo en cuenta la fase del ciclo en el que nos encontramos así como la distorsión de precios en la renta variable, resulta clave detectar aquellos sectores que se beneficiarán de las futuras tendencias socioeconómicas, tecnológicas, etc. En ese sentido, compañías con contratos gubernamentales, bien establecidas y saneadas pueden ser muy interesantes.

También pueden ser interesantes aquellas compañías líderes, con productos/servicios y marcas reconocidas que tengan ganancias estables y con dividendos atractivos que estén a precios atractivos.

Incluiría aquellas compañías que trabajen a largo plazo con macrotendencias como son la demografía, las energías renovables, la carrera espacial, los nuevos hábitos de consumo saludables y ecológicos, etc. Otro sector que preveo interesante son las telecomunicaciones, sobre todo desde un punto de vista de instalaciones (5G?). A bastante corto plazo también se podría invertir en mercados emergentes, así como en economías relacionadas con las materias primas y la producción (una vez pase el coronavirus).

Podría darse una vuelta de capital hacia sectores productivos de aquellos países que teniendo los medios productivos se han visto afectados por la guerra comercial. Una señal interesante sería la recuperación del valor de divisas como el dólar australiano, el dólar neozelandés o el dólar canadiense, todos ellos muy unidos a la economía productiva. En esa línea, sectores como la energía (muy castigado en general) y las compañías mineras también podrían ser interesantes.

>> Posicionamiento: buscar oportunidades de inversión en compañías saneadas con contacto con los gobiernos en sectores clave como la energía, las telecomunicaciones, la industria aeroespacial, minería, etc. Otro sector que se puede beneficiar de la actual calma tensa es el militar, si bien la inversión en el mismo quizás entre en conflicto con la ética de algunos inversores (entre los que me incluyo).

>> Dónde comprar fondos de inversión con potencial de crecimiento

En este caso no pongo ninguna recomendación ya que en el mercado hay muchos. Lo que sí que haría en este caso es estudiar a los gestores, su trayectoria, en qué invierten. Puedes echar un vistazo en Morningstar, tienen ránkings muy interesantes.


IDEA 4 – Comprar fondos de inversión value que inviertan en acciones de buenas compañías a precios atractivos (inversión a largo plazo)

Tabla comparativa de las rentabilidad históricas de las acciones de crecimiento frente a las acciones de valor según su capitalización. Fuente: Estrategias de Inversión.

Teniendo en cuenta la fase del ciclo en el que nos encontramos así como la distorsión de precios en la renta variable, resulta clave detectar aquellos sectores que se beneficiarán de los futuros flujos de capital.

Por lo general cuando los inversores detectan que están pisando arenas movedizas (o burbujas a punto de explotar) suelen producirse fuertes movimientos de capital. Si estudiamos los gráficos de los distintos activos financieros cotizados (acciones, materias primas, etc.) durante la crisis de 2008, lo que ocurrió fue una bajada generalizada de los precios de todos los activos. Esa parte constituye el movimiento reactivo a cualquier crisis: los inversores entran en pánico y venden. Debido a la alta presión de venta que se generan, los precios empiezan a bajar de forma prácticamente generalizada y al unísono.

Sin embargo, una vez se instaura una cierta cordura, empiezan a producirse movimientos de capitales hacia activos y sectores menos dañados por la crisis. Por lo general, durante un periodo inflacionario y de crecimiento negativo, los inversores suelen refugiarse en activos seguros y que se aprecian, como son el oro y los metales preciosos.

Posteriormente se produce una fase de relocalización del capital. Mucho del capital se encuentra en forma de activos monetarios, que lejos de producir rentabilidad pueden generar pérdidas en los inversores. Ese es el momento en el que se deben empezar a buscar aquellas compañías saneadas y con flujos de caja estables que pueden encontrarse a precios muy atractivos debido a las caídas del mercado (probablemente las compañías cíclicas hayan caído más, pero aún no será su momento en el ciclo).

En ese sentido, el siguiente gráfico puede ser de gran utilidad para ubicar aquellos sectores y áreas geográficas en los que puede haber compañías de calidad pero que cuyas acciones no han sufrido una subida de precios tan espectacular y que pese a las caídas se han comportado bien. Esas son las acciones que debemos tener en cuenta.

Si hay una filosofía de inversión que se ha visto castigada durante los últimos años esa es la inversión en valor. Pero como todo, en las distorsiones de precios es donde se pueden hallar las mejores oportunidades. Por eso creo que en 1 ó 2 años como mucho la inversión en valor ocupará el lugar que le corresponde.

>> Dónde comprar fondos de inversión value (o de valor).

La gestora de fondos de inversión value que utilizo es Bestinver. Otras opciones son AzValor o Magallanes.

Bestinver es el que gusta más y siento predilección por su fondo Bestinfond.


IDEA 5 – Invertir en capital riesgo (mediante fondos de inversión).

Para aquellas personas que tengan un horizonte temporal largo (+ de 5 años) y que quieran ir más allá en la búsqueda de empresas rentables les recomiendo el capital riesgo.

A grosso modo, la idea del capital riesgo es buscar aquellas compañías de reciente creación que podrían multiplicar su valor en los próximos 5-10 años. Este incremento de valor se debe a su elevado crecimiento, fruto de una potente inversión inicial (capital riesgo) y del desarrollo de una ventaja competitiva que suele desembocar en una adquisición por parte de una organización más grande o una oferta pública de venta. Por lo general el capital riesgo busca cerrar sus posiciones en estas empresas antes de que pasen a cotizar en el mercado bursátil. Al haber entrado en el capital de las mismas durante sus primeros pasos de vida, se consigue un precio de compra de participaciones por lo general muy atractivo. De ahí que durante el último mercado alcista (2009-2019) el capital riesgo haya conseguido una rentabilidad de 3,8 frente al 3,2 de la renta variable global.

Qué rentabilidad tiene el capital riesgo
Evolución del valor por clases de activos durante el periodo de diciembre de 2007 hasta junio de 2019. Fuente: El Confidencial (Cotizalia)

Por supuesto, la relación riesgo/rentabilidad de este tipo de inversiones es mayor, sobre todo cuando hay poca diversificación. No obstante, en este tipo de operaciones se suele aplicar el concepto de añada. Se trata de una estrategia de inversión por lotes según el nivel de desarrollo de las compañías invertidas. De esta manera, una persona que invierta en el fondo tiene exposición a participaciones en empresas en fase inversora (valoraciones más atractivas), fase de desinversión (listas para vender si hay una buena oferta) y/o fases previas, en las que se deciden las próximas estrategias de inversión. Todo esto sin necesidad de aportar todo el capital comprometido de golpe, sino conforme avancen «las añadas».

El motivo por el que recomiendo este tipo de inversión es porque es, en parte, “resistente” a los vaivenes de las crisis de deuda debido a que no suelen cotizar en los mercados bursátiles. Esta característica les confiere una cierta resistencia a las “estampidas bursátiles”. En contrapartida, posiblemente se trate del método de inversión de más riesgo, aunque también es uno de los más rentables (cuando se hace bien).

Capital riesgo más seguro frente a las crisis de la bolsa
Gráfico comparativo de la evolución de la cotización de diversas clases de activos durante la crisis hipotecaria de 2008. A destacar el diferencial de caída entre la renta variable global (MSCI ACWI) y el Venture Capital. Fuente: Expansión (Cotizalia).

Una estrategia en que se combinan los ciclos de deuda a corto plazo, las inversiones líquidas (bolsa) e inversiones ilíquidas (capital riesgo) puede ayudar a minimizar los vaivenes de las cotizaciones bursátiles e incluso ampliar la ratio de ganancias de nuestra cartera de inversión. Tal y como veremos en el siguiente gráfico, la capacidad amortiguadora de las inversiones ilíquidas bien gestionadas resulta muy interesante:

Lo cierto es que no recomiendo este tipo de inversiones si no se tiene un nivel alto de sofisticación como inversor. Incluso cuando nos asesoremos con un gestor de inversiones, debemos cerciorarnos de que tenga experiencia en el sector puesto que se trata de un tipo de inversión muy artesanal que requiere mucho olfato y experiencia.

>> Dónde comprar fondos de inversión en capital riesgo

Hasta ahora, invertir en capital riesgo estaba principalmente reservado a:

  • Inversores con grandes capitales.
  • Inversores en capital riesgo que lo hacían por su cuenta o creando pequeños grupos de inversión.

No obstante, han aparecido vehículos de inversión colectiva en capital riesgo muy interesantes. Un ejemplo sería el fondo Galdana Ventures II, FCR gestionado por Galdana Ventures y Altamar Capital Partners. Se trata de unos de los fondos de capital riesgo más grandes de Europa.

Se trata de un fondo de inversión en capital riesgo que conozco bien, puesto que no solo conozco el producto sino también a alguno de sus principales gestores.


Conclusiones y reflexiones finales

Para finalizar, me gustaría aclarar varias cosas:

  1. Las oportunidades de inversión de las que he hablado no conforman el total de mi portafolio de inversión. Algunas representan parte de mi portafolio y otras son potenciales inversiones que realizaré si el mercado presenta las condiciones idóneas. De hecho, ahora mismo tengo más del 30% de mi portafolio en liquidez (efectivo).
  2. Todos de los activos incluidos, pese a su elevado potencial de rentabilidad, tienen asociado un riesgo inherente. Aunque estas inversiones se realicen con dinero que se pueda perder, te recomiendo que te asesores al máximo e investigues para sacar tus propias conclusiones.
  3. Todas los productos y plataformas de los que hablo son los que utilizo personalmente o personas a las que he asesorado. Jamás recomendaré algo que no conozca en detalle. Algunos de los links que adjunto contienen referidos por los cuales podría recibir cierta bonificación. Puedes usarlos o no (ni que decir tiene que si los usas te lo agradeceré muchísimo 🙂
  4. La fecha de escritura de este post es 20 de enero de 2020, con una pequeña revisión el 8 de abril de 2020. En cualquier inversión el timing es esencial, así que deberías tenerlo en cuenta.
  5. Cualquier duda/aportación que tengas, no te cortes: publícala en los comentarios o ponte en contacto usando el formulario al final del artículo. Seguro que juntos la resolvemos.

Y recuerda: la mejor inversión que puedes hacer es en ti y tus seres queridos. A veces no estar en el mercado es la mejor inversión.

Un abrazo y buen alpha.

La información de este post ha sido realizada con fines exclusivamente informativos y no constituye consejo alguno de inversión. Se desaconseja la utilización directa de los datos aquí aportados para tomar decisiones de inversión. Invertir conlleva riesgos, hágalo siempre con la asesoría de un profesional.

    ¿Más info? Contacta con nosotros



    Acepto las condiciones de privacidad y LOPD de weholders.com

    Etiquetas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Botón volver arriba
    Cerrar