Inversión en bolsa
Nueva

ARBISTAR cierra el COMMUNITY BOT, ¿SCAM? – 3 cosas que hemos aprendido del colapso de Arbistar

>> Analizamos con detalle lo ocurrido en Arbistar con respecto al cierre del Community Bot.

>> Reflexionamos sobre 3 cosas que debemos aprender como inversores/as de este suceso para poder mejorar nuestras estrategias de inversión en plataformas de arbitraje de criptomonedas y otras inversiones.

Hechos: ¿qué ha pasado con Arbistar?

El pasado 13 de septiembre de 2020, Arbistar, en una Nota Informativa, avisaba a todos sus clientes que se cerraba el Community Bot.

Esto implicaba que, desde la plataforma, ya no es posible realizar aportaciones (ni retiradas) y que las cuentas quedan congeladas sin posibilidad de hacer reinversiones. En definitiva: se paraba toda la actividad de lo hasta ahora era el producto estrella de Arbistar y todas las personas que tenían dinero en él quedan a merced de las futuras decisiones de la empresa.

Sin duda esta noticia hizo tambalear a la comunidad de Arbistar y, en cierta manera, al sector en general. La que en su día fuera pionera dentro la de inversión en arbitraje de criptomonedas, sobre todo para el público de habla hispana, dejaba a su comunidad inversora sin el producto que tantos frutos había dado desde hacía un año y medio.

Para más inri, tampoco se pagó la rentabilidad de esa semana, que tendría que haberse abonado el sábado 12 de septiembre.

Pérdidas millonarias: ¿debido a un error de programación?

Según parece, este parón repentino se debe a un problema de liquidez causado por un agujero contable. Concretamente, desde hace 46 semanas se lleva pagando un 28% más a los clientes del Community Bot debido a un error de programación [WTF???]. Es decir, que si por ejemplo las ganancias fruto del arbitraje habían sido del 0,68%, realmente en el mercado habían sido de 0,49%.

Según Arbistar, este error de programación se remonta al momento en el que recalculó que la cantidad máxima permitida por cada cuenta era de 50.000 euros. En ese momento, se produjo un error de programación en un script que provocaba que los ingresos que los inversores/as del Community Bot fueran mayores a los reales. Como el sistema de pagos se basaba en los registros de la plataforma, básicamente Arbistar lleva pagando de más a todo el mundo.

He aquí el gran problema de liquidez que enfrenta la compañía. Si eso es cierto, se ha producido un desajuste contable que afecta directamente a la cuenta de explotación del Community Bot. Básicamente, los balances de los inversores no son reales, por lo que se ha producido un agujero importantísimo en las cuentas de la empresa.

¿Error humano o maniobra necesaria para cerrar el Community Bot?

Habrá quien piense que todo esto estaba planificado. Santi Fuentes y la compañía llevaban tiempo diciendo que el Community Bot (y la plataforma en general) no eran sostenibles.

De hecho, en varias de las comunicaciones de diversos youtubers y personas cercanas a la compañía, se venía avisando de que el Community Bot no era un producto que cumplía con los estándares de la ley de la ZEC (Zona Especial Canaria). La verdad es que, de momento, seguir por esa línea sería especular.

Lo que sí sabemos es que con esta medida pasamos de un potencial blindaje del Community Bot en enero de 2021 al cierre total en pérdidas sin ganancias del mismo en septiembre de 2020 dejando absortos a los 120.000 clientes de Arbistar.

Durante las próximas semanas Arbistar propondrá un plan de pagos para devolver el dinero a aquellas cuentas que estén en pérdidas, es decir, aquellas cuentas que no hayan podido recuperar lo aportado. Queda en el aire qué pasará con aquellas cuentas que estén en ganancias, puesto que la compañía ha dejado entrever que aún no ha tomado la decisión de si se les devolverá el dinero de dichas ganancias.

¿Pero cómo se puede estar en ganancias y en pérdidas a la vez? Muy sencillo: por el famoso ‘compounding’ o interés compuesto. A nivel contable, una persona que ingresa 1 BTC y al cabo de 1 año tiene 10 BTC pero siguen invertidos en la plataforma para seguir generando interés compuesto, esa persona ha recuperado el 0% de su inversión. Lo que propone la compañía, de momento, es devolver el capital aportado (1 BTC en este caso), del resto aún no se han pronunciado.

En definitiva: el coste de oportunidad se reduce a las ganancias, lo cual, sinceramente, es una buena noticia dentro de lo que cabe. Visto lo visto, podría haber sido mucho peor…

Al fin y al cabo, lo que propone la compañía es salvar el barco. Devolver el capital aportado a los inversores e inversoras para que no tengan pérdidas. Aquellas personas que ya han tenido ganancias, muy probablemente serán las que financien a las personas que entraron hace pocos meses o que han hecho interés compuesto (compounding) confiando en el buen hacer de la compañía.

Parece ser que Arbistar está intentando solucionar la situación de una forma que no sea extremadamente dura. Veremos en qué acaba todo esto.

Mind Capital Noticias y Opinión sobre la Plataforma de Arbitraje tras 9 meses

Las 3 cosas que he aprendido del cierre del Community Bot de Arbistar

Invertir es un aprendizaje continuo. De hecho, puede que sea una de las formas más efectivas para conocerse a uno/a mismo/a, pues hace salir nuestras emociones más primarias.

En esa línea, creo que hay que aprender de todo. Personalmente creo que tanto yo como el equipo de GoMoneyMakers, con quienes trabajo día a día este tipo de inversiones, hicimos en su momento un ejercicio de análisis que ha demostrado funcionar bien para el caso de Arbistar.

Como hemos comentado varias veces, nos gusta entrar pronto en las inversiones. ¿Por qué? Pues porque toda inversión suele tener un tendón de Aquiles: la liquidez. Si te fijas, siempre se producen pérdidas cuando la liquidez de la compañía o del propio inversor está en números rojos.

¿Y cuándo es el mejor momento para estar alineado con la liquidez? Sin duda alguna, al principio, justo cuando los inversores seed (que suelen ser los fundadores) están empezando a captar los primeros usuarios y estos empiezan a recomendar la inversión. Es en ese momento cuando, si somos capaces de discernir entre buenos y malos proyectos podemos tener una mayor seguridad, al menos desde un punto de vista de continuidad de la compañía.

En el caso de Arbistar nuestra decisión de no entrar no fue porque creyéramos que es una mala compañía. Simplemente fue porque creímos que ya estaba en un punto de madurez que para nosotros ya no resultaba atractivo. Además, entre otras cosas, no nos convencía el cambio en su modelo de negocio hacia la software factory puesto que ya conocemos el sector del mundo del Forex y no nos gusta para nada. Tampoco nos gustaba de idea de la corporación; demasiados productos, servicios, planes y ofertas para una empresa donde su (único) producto estrella es el arbitraje de criptomonedas.

Un software de inversión en manos no profesionales es un arma de doble filo: cuando gana, te crees el rey del mundo; cuando pierde, tu dinero pasa a depender de algo que no conoces en profundidad puesto que no lo has creado tú.

Pero ahora no se trata de creernos los más listos del barrio. Que una inversión no salga como esperamos nos puede pasar a todos. Creemos que ahora es momento de hacer balance y sacar un aprendizaje de todo lo que está ocurriendo con Arbistar. A continuación, damos tres reflexiones que creemos que hay que hacer en estas circunstancias.

I. Invierte para hacer crecer tu patrimonio, no para hacerte rico/a

Vivir de rentas el resto de nuestra vida no es algo fácil de conseguir. Todo lo contrario. Requiere de una capacidad de sacrificio y auto-gestión muy elevadas. En un mundo donde las oportunidades de multiplicar nuestro capital cada vez son más escasas, plantearse ciertas inversiones como el camino rápido hacia la riqueza no hace más que alejarnos de ella.

Siento decirlo: es difícil ser el más listo de la clase. Incluso los/as mejores inversores/as cometen fallos, pierden dinero y difícilmente obtienen rentabilidades fuera de lo común. La inversión es, primero, un juego de información y, segundo, de gestión de nuestras emociones. Y ninguna de las dos son fáciles de conseguir. Creernos que porque ganemos más que nuestro cuñado invirtiendo en opciones binarias somos más listo que él es el primer paso hacia el fracaso. La euforia no es una buena aliada para las inversiones, así como tampoco lo es el miedo. Volviendo a las inversiones de riesgo, como lo es el mundo de las criptomonedas, debemos ser aún más cautos. Es realmente fácil dejarse llevar y acabar perdiéndolo todo.

En este caso, uno de los aprendizajes que es más importante, es que todo plan de inversión debe ir acompañado de un plan de desinversión. No me cansaré de repetirlo. Por ejemplo, en el caso de las plataformas de arbitraje de criptomonedas en el que se cobran rentabilidades más o menos estables, es muy fácil caer en el error de no querer retirar nuestro dinero.

Opciones como el “compounding” o interés compuesto, hacen que sea demasiado atractivo reinvertir sistemáticamente todas nuestras ganancias. Es cierto que si tenemos poco capital para invertir esta puede ser una opción que multiplique nuestra inversión. Sin embargo, si no somos capaces de poner una fecha a partir de la cual empecemos a cobrar o retirar nuestras ganancias, puede darse el caso de que nunca lo hagamos. No se trata de tener miedo, simplemente proteger nuestro capital inicial e incluso de asegurarnos un cierto rendimiento.

Aprendizaje I: en este tipo de inversiones puede ser muy interesante combinar un periodo inicial de reinversión con otro de desinversión. Por lo general estas plataformas tienen un periodo de penalización o de bloqueo del capital inicial, así que puede tener sentido ir reinvirtiendo nuestras ganancias. Una vez hayamos multiplicado nuestro capital, es muy importante que vayamos recuperando la inversión. Esto nos permitirá dos cosas: proteger el capital que habíamos destinado a la inversión y la oportunidad de destinarlo a otras inversiones de interés.

¿Te gustaría recibir posts como este en cuanto los publiquemos? Únete a nuestro Canal de Telegram:

II. En un sector concentrado, busca proyectos que estén en buena forma

Cuando se trata de invertir, el ser humano es capaz de someterse a las ideas menos lógicas. ¿Cuántas veces no hemos oído a alguien que ha comprado ciertas acciones en máximos históricos para luego ver cómo el valor de su inversión caía en picado? Nos dejamos llevar por las luces y la música, cuando se trata de ser fríos y analíticos.

Por lo general, el inversor medio invierte en sectores con una cierta concentración. Esto significa que cuando llegamos a un sector creyendo que somos pioneros en realidad lo hacemos porque nos lo ha dicho el vecino o el compañero de trabajo. Y ahí está el error. Ponemos la razón de lado para poder acceder a unas ganancias simplemente porque lo está haciendo alguien que conocemos.

En mi opinión, el mejor momento para invertir en una compañía es cuando su equipo ha demostrado con una cantidad baja o media de personas que puede ofrecer un buen producto. Es en ese momento cuando hay que estudiar la compañía y, sobre todo, el equipo. Aunque no lo parezca, el equipo en una empresa que nace es lo más importante. Eso y el timing. Si en un sector concentrado, medio maduro, entra una empresa con una buena propuesta por parte de un buen equipo, ésta es capaz de desbancar al líder en poco tiempo.

Aprendizaje II: Invierte en aquellos proyectos con buenos equipos fundadores que tengan una propuesta clara, atractiva y que además encaje en los estándares del sector. A veces no se trata de inventar la rueda, simplemente de ofrecer un producto mejor a tu competencia. Mayor rentabilidad, mejor experiencia de usuario, mayo credibilidad, etc.

III. Todo puede cambiar de la noche a la mañana, excepto tu producto estrella.

Veamos lo que ha sucedido con Arbistar. En cuestión de 40-60 días, se ha pasado de estrenar un producto con una propuesta más o menos pionera (Personal Bot Pro) a prácticamente cerrar para evitar la quiebra técnica.

¿Qué hace que de repente una empresa con 120.000 usuarios, una corporación con múltiples propuestas de productos y servicios se vaya prácticamente a pique? En mi opinión, todo se reduce a intentar cambiar su producto estrella: el Community Bot.

La mayoría de empresas con productos de inversión se sustentan en algún producto estrella. Vanguard explotó con su apuesta por los fondos indexados y Bridgewater se tornó famosa gracias a su gestión mediante el Risk Parity.

¿Qué hizo de Arbistar lo que es ahora? Sin duda, el Community Bot. Una plataforma amigable y fácil en la que las personas podían invertir unos bitcoins que gracias al arbitraje de criptomonedas iban creciendo semana tras semana. Y por muchos bots de Forex, commodities o ArbiStores que se quieran hacer nada puede suplantar esa simplicidad.

Hasta que empezó a ocurrir lo impensable. La rentabilidad del bot cada vez era menor, se empezó a obligar a la gente a comprar otros bots (con el peligro que eso conlleva) y, finalmente, lo que era un mercado prácticamente oligopolista se convirtió en un mercado más reñido gracias a la aparición de otras plataformas como Mind.Capital y Nimbus.

Y así, acelerado por la marcha de la comunidad youtuber, se propició el colapso de la compañía. Por diversos motivos que es difícil de valorar debido a la cantidad de contradicciones lanzadas por la compañía durante las últimas dos semanas, se está produciendo un colapso grave de la misma. Una pena para el sector, sin duda, pero algo más o menos esperable visto lo que venía ocurriendo desde hace unas semanas.

Aprendizaje III: las mejores compañías o inversiones son aquellas que pueden mantener su esencia desde el principio. Si una compañía no es capaz de mantener su producto estrella, difícilmente creará otro producto mejor. Sólo aquellas compañías capaces de visualizar y cumplir su hoja de ruta de forma anticipada sobreviven. Huye de aquellas compañías que cada día sacan nuevos productos, que su propuesta se base en responder al mercado en vez de proponer. Esos son los síntomas del ocaso. La genialidad, las buenas estrategias, nacen del interior, de la reflexión profunda e inequívoca de que se está ofreciendo lo mejor que se puede dar al mercado.

Conclusiones: la destrucción creativa se abre camino

La historia es la colección de efectos que la mayoría de gente no quería provocar.

Tal y como se define en este artículo, “la destrucción creativa es el proceso por el cual una innovación cambia el modelo de negocio predominante de una industria. Esto, transformando las técnicas de producción o de comercialización. Incluso, puede modificarse la misma mercancía final.

Como parte de la destrucción creativa, las empresas deben adaptarse a la nueva dinámica del sector. Así, pueden llegar a cerrar líneas de negocio para abrir otras nuevas. Aquellas firmas que no se adecúen deberán cambiar de actividad o simplemente desaparecer. En otras palabras, se ‘destruye’ algo para ‘crear’ algo nuevo y, habitualmente, mejor”.

Schumpeter, que era un ferviente creyente de la fuerza del mercado libre, define como una de las mayores fuerzas de la destrucción creativa a la “Creación o Eliminación de un Monopolio” debido a las fuerzas creativas/destructivas del mercado. Es decir, los más preparados o los que mejores condiciones tienen quitan porción de mercado a los más establecidos.

Y eso creo que ha pasado aquí. Básicamente Arbistar marcó un precedente, siendo una compañía pionera en muchos sentidos. Pero no siempre eso es garante de éxito duradero. Cuando la competencia aumenta de forma exponencial, el mercado necesita expulsar a los menos preparados para dar paso a los próximos ganadores. Pasó con Yahoo y Google. Y volvió a pasar con Nokia. No siempre es bueno ser pionero. A veces los segundos o terceros son los que se quedan con el trozo grande del pastel (o prácticamente todo).

No estoy diciendo que Arbistar esté fuera de mercado. Ni mucho menos. Pero sí creo que está muy tocada. Estos últimos meses han sido realmente duros para la compañía. En el sector de las criptomonedas, los flujos de (des)información corren a una velocidad increíble. Y, pese a sus esfuerzos, hace tiempo que la compañía aquejaba de aquella magia de antes. Otras compañías se estaban llevando la atención que antes acaparaba prácticamente en exclusiva.

Sin ánimo de alargarnos más, creo que es necesario aprender sobre esta situación. Entender que nada es inmutable y que incluso aquellas compañías mejor posicionadas pueden tener problemas. Y entender que en algunos sectores mayor tamaño no significa mejores condiciones para la supervivencia. Como inversores creo que debemos aprender a movernos rápido y estar bien informados. Controlar nuestro riesgo en todo momento y, sobre todo, no casarnos con nadie. Eso nunca. Por mucha belleza que aparente.


WeHolders tiene posiciones de inversión en algunas de las plataformas, brókers, productos y servicios que aparecen en esta web. Sin embargo, no tiene ningún otro vínculo comercial ni de ningún otro tipo con dichas entidades. La información aquí ofrecida se expone a título meramente informativo y no constituye ninguna recomendación de inversión. Si por iniciativa propia decides invertir, recuerda nunca invertir aquel dinero que no te puedes permitir perder.

¿Más info? Contacta con nosotros



Acepto las condiciones de privacidad y LOPD de weholders.com

Un comentario

  1. Estaba el viendo el video buscando información.

    Nosotros cómo despacho de abogados comenzamos a trabajar con un cliente en agosto cuando todavía pagaba y recuperáramos algunos importes. Ahora mismo no vemos otra que la vía judicial.
    Y bueno, si no te pongo el vídeo que hicimos hace un par de días reviento. Porque es muy fuerte lo que vamos describiendo. https://youtu.be/OugcDCkCK2Q

    Estamos mareando un poco en las redes sociales para unir afectados. Responderemos cualquier duda que nos pongan. Ya lo estamos haciendo en público y por privado.

    Y si se puede poner un enlace. Tenemos una sección para afectados
    https://lucasasociados.com/abogado-arbistar-afectados/

    Gracias por informar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar